SUFRIMIENTO EN LA PAREJA


El sufrimiento y disfuncionalidad en la relación de pareja


Las parejas tienen dificultades, en algunos casos desencadenan en un malestar cotidiano que puede convertirse en el tiempo en un tipo de sufrimiento prolongado, como relación en la que se va a evitar incluso el relacionarse en la pareja en diversos ámbitos, como en el plano de la intimidad, las relaciones sociales, como familiares.

Una relación de pareja que conlleva al sufrimiento puede contemplar en algunos casos violencia psicológica.
El sufrimiento en la relación de pareja puede darse por triángulos amorosos, desamor de uno de los miembros, el conformar una pareja sin amor y unidos por motivos de diversa índole menos afectiva, una relación forzada, entre otros.

La violencia física como psicológica va  a dirigir  a la pareja  al sufrimiento en la relación.
Las relaciones caracterizadas por la dependencia emocional desencadenan en sufrimiento por la necesidad afectiva de uno de sus miembros que desea evitar la individuación con el otro, en otros casos, los celos continuos y exceso de necesidad de control del otros caracterizado por llamadas continuas, mensajes, videollamadas, pedido de fotografías, revisión de celulares, genera dolor que puede convertirse en agresión, en la defensa de individualidad, el amor en la relación inicia su proceso de disolución. La manipulación se puede convertir en característica de la relación.
EL no respeto del espacio del otro, genera malestar que desencadena en separación. Dañando la estima personal de ambos miembros, en la que un miembro es perseguido  otros se convierte en un perseguidor. En este contexto, el ahogar al otro se convierte en parte de la relación, lo cual se observa en la consulta con pareja de casados, convivientes, novios como enamorados.
La terapia de pareja es un camino cuando existe aun relación, en otros casos  lo prudente es un proceso de separación temporal y en otros casos definitiva, antes que la pareja ingrese a un nivel de destrucción del otro como de auto-destrucción, al volver la agresión contra si mismo. Lo conllevara a cambios de carácter, mal humor, respuestas agresivas, desinterés por el otro y consigo mismo, depresión, etc.

Es necesario considerar el espacio de terapia individual, como de pareja. La terapia individual, va a permitir reflexionar sobre el propio rol en la relación, desde la aprensión a soltar, quizás ya no en una relación rota, pero si, desarrollar un próximo vinculo sano.
Cuando la intensión de cambio es parte de ambos miembros y existe conciencia de un vinculo no sano, en ambos como responsables, la terapia de pareja es un camino y alternativa para la mejora de la relación.
Psicólogo Alvaro Silva Távara
Atención previa cita en la ciudad de Piura  y Lima.
Dirección en Piura: Av. Dos Pistas, Mz. B1 – Lt. 23. Urb. Las Casuarinas Primera Etapa. A espalda de la UCV.