INFIDELIDAD: TRIANGULO EN LA PAREJA


EFECTOS DE LOS TRIANGULOS EN LAS RELACIONES AFECTIVAS DE PAREJA

Relación triangular en la pareja

Fueron en primer lugar citados por F. Freud, en el complejo de Edipo, por ejemplo en el ambito de la psicoterapia, sin embargo las relaciones triangulares tienen diversos antecedentes historicos como la existencia de los amantes.

Los triángulos de relación  son constantes en la vida de las personas, en una pareja cuando se convierten en padres, surge el triángulo: padre, madre e hijo. Por la relación triangulas muchas relaciones entran en crisis, en ocasiones la madre le presta una atención que linda con la obsesividad en otros por la sobre-protección del recién nacido, en otros casos la madre entra en crisis por la separación del hijo cuando tiene que dormir en su cama o su habitación. 

La relación triangular también puede desarrollarse en la relación parental con los hijos, cuando encontramos el desplazamiento entre un hijo, un progenitor y el hijo preferido.
El impacto por mencionado líneas arriba impacta la relación de pareja cuando esta es dejada de lado por múltiples razones sobre el nuevo miembro de la familia, la relación se convierte incluso por tiempos prolongados por una relación de padres y les toma mucho trabajo a los padres volver a convertirse en pareja. 
En este proceso se experimenta una sensación de abondo, que puede volver a re-editarse en la adultez, al reditarse otro triangulo, es importante notar que la relación triangular implica también desplazamiento por otro y hacia el otro. Un miembro de la pareja, la pareja y el/ la amante. Es importante notar que en todo triangulo el vinculo afectivo en déficit o exceso se encuentra presente.  Cuando se establece una relación con el amante se depositan afectos en la relación y se canalizan de la relación con la pareja. Es frecuente escuchar los comentarios de consultantes al espacio de pareja que refieren que su pareja se encuentra diferente, ya no hay caricias, atención, afecto, sexualidad, por el contrario se evidencia una ausencia del otro y se observan cambios como el prepararse “alistarse” para con detalle  y esmero para las salidas  fuera de la relación.
Una relación de infidelidad donde los afectos se mezclan, se ha trasgredido lo prohibido y los valores como compromisos de relación excluyente, se va a proteger en unos casos y en otros casos se va a negar, debido a la implicancia de lo que lleva el descubrirla y los efectos que esta trae consigo, mayormente genera una crisis en la pareja y familia. Las parejas que asisten a terapia, son las que tiene mayor probabilidad de re-armar una relación que se encuentra debilitada.
Una relación de tres personas tiene mucho que perder, tanto en el vinculo con el amante como con la pareja, además de la familia, la estabilidad emocional, laboral, económica, de familia extensa, social, estatus, etc. Los efectos no son solo en la pareja, la o el amante también sufre. En algunos casos el amante conocía el rol en el que incurría en otros caso le realizaron promesas diversas, al final se convierte en una victima de la relación triangular.

Los triángulos afectivos se dan en parejas tanto heterosexuales como homosexuales, en toda relación vincular.

Psicólogo Alvaro Silva Távara
Atención previa cita en la ciudad de Piura al 980-980-808